CANAL DE PANAMÁ TOMA MEDIDAS PARA SER MÁS RENTABLE

El Canal de Panamá anunció una serie de medias que incluyen optimización de la vía y de las operaciones  con el fin de aumentar su capacidad y recibir mayor cantidad de buques neopanamax y cumplir con la rentabilidad.

Estas medidas se toman por un aumento en la demanda en la vía panameña, lo cual permitirá incrementar de seis a siete buques neopanamax  a partir del 1 de diciembre y luego a ocho tránsitos reservados por día desde el 1 de enero de 2018. Para ello podrán transitar hasta dos buques al mismo tiempo en puntos que ante no lo estaban haciendo.

El administrador del Canal Jorge Luis Quijano explicó a ANPanamá que se tomó estas decisión para  aprovechar la demanda existente y de esta forma poder cumplir con las proyecciones que tenía la vía en cuanto a tonelajes e ingreso y quizás hasta poder sobrepasarlas.

Por ejemplo, una de las medidas que se hará es quitar algunas de las restricciones puesta por lo pilotos de la vía temas de navegación de algunos buques como los que portan gas. Quijano considera que después de un año de operaciones y más de 2000 tránsitos le permiten al Canal de Panamá aumentar su utilización, garantizando la seguridad y la eficiencia de la operación. (Ver también: Canal de Panamá gestionará cambios con el sindicato de pilotos)

“Los panameños hicimos una  gran inversión en la ampliación y debemos sacarle el mayor provecho posible. De esta manera, el Canal de Panamá cumple con su responsabilidad constitucional de operar rentablemente y producirle crecientes beneficios al país”, indicó el administrador.

Quijano explicó que la vía interoceánica enfrenta una agresiva competencia de otras rutas, lo que impone la necesidad de ofrecer la confiabilidad que exigen los clientes para atender los volúmenes de carga por la ruta de Panamá.

Cuando se inició la construcción el proyecto del tercer juegos de esclusas se realizaron una serie de proyecciones sobre los tonelajes e ingresos una vez la obra estuviera puesta en marcha, pero estos cambiaron después de la crisis financiera del 2008 cuando el rumbo económico del mundo cambió, por lo cual se hicieron nuevas proyecciones hacia la baja.

En le primer año de operación de la nueva vía se logró obtener los resultados esperados , el segundo año, según Quijano, están muy cerca de llegar, pero existe la necesidad de comenzar a quitar ciertas limitantes que enfrentan estas de navegación y ajustes en las entradas para hacer que puedan navegar dos buques al mismo tiempo.

Mientras el negocio sigue evolucionando, el principal  competidor del Canal de Panamá es Suez, que busca mantener sus clientes y atraer nuevos a través de descuentos y promociones en el peaje, ante esto la administración del Canal de Panamá ha hecho ajuste precios. Cabe señalar que la vía panameña es una ruta un poco más corta que Suez, por lo cual el Canal de Panamá tiene cierta ventaja en costos para los clientes.

También el negocio del Canal se desarrolla en una realidad de fletes bajos, lo que incide en la búsqueda de mayor productividad y ahorro de costos de los clientes. Navega en un mundo de combustibles bajos que aliviana un poco el peso de la distancia, mientras además compite con otras alternativas como el sistema multimodal de los Estados Unidos.

Pero no todo es en contra, cuando se hicieron los estudios para la ampliación no se tomó en cuenta una parte del negocio, que son los barcos que transportan gas, ahora lo que han tenido que bajar a los portacontenedores, lo compensan con estos clientes, pero para aprovecharlos más tienen que quitar muchas restricciones que fueron establecidas por los pilotos, estas encaminadas a una navegación más seguro frente aún nuevo tipo de buque. Sin embargo, Quijano considera que después de un año de operaciones y ver cómo se comportan estos buques, hay que revisar las restricciones.

Decisiones

Entre las medias adicionales para poder atender la demanda van desde inversiones de más de US $125 millones en ensanches adicionales, también bajar costos de operación utilizando un menor número de remolcadores.

“A fin de garantizar el tránsito seguro de los buques, las medidas están acompañadas de la culminación del proyecto de ensanche a 305 metros de la bordada de Gamboa, complementado por la instalación de boyas y nuevas enfilaciones para el paso y encuentro de buques neopanamax” dijo la ACP.

El administrador explicó que el promedio neopanax  que actualmente pasa por el Canal de Panamá es de 5 y medio y esperan poder llevarlo el próximo año a siete y eventualmente a 8 y luego a 10 días, y allí estar en el tope. 

“Con estos números  llegaremos al tonelaje (que proyectaron), pero necesitaríamos más agua para alcanzar la capacidad que tienen las esclusas que está entre 12 a 14 barcos por día” dijo Quijano, pero añadió que para hacer eso se necesitan otros ajustes en resto de reglas de navegación y otras medidas que eventualmente se tendría que tomar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *