Actividades culturales conocidas como economías naranjas generan millones

En América Latina y el Caribe, las economías naranjas contribuye más de US$175 mil millones al año, de acuerdo con el Banco Interamericano de desarrollo

Las industrias creativas y culturales (ICC) son aquellas actividades económicas que se encuentran en el cruce de la cultura, arte, tecnología y comercio. “Economía Naranja” es el nombre dado a la producción de bienes y servicios basados en el talento de la gente y la riqueza de su patrimonio cultural, cuyo valor puede ser protegido por derechos de propiedad intelectual.

Panamá fue el anfitrión de la primera edición de Vitamina C: Foro Regional de Industrias Creativas y Culturales, que reunió a cientos de personas interesados en aprender más sobre el gran potencial que el sector representa para las economías de América Latina y el Caribe.

En este evento la firma panameña Indesa presentó en el Foro el preliminar de un estudio solicitado por el BID, “Relevancia de las Industrias Creativas en la Economía de Panamá”, que indicó que el impacto económico de las industrias creativas fue de 3,1% del PIB en 2011, más que los sectores de pesca, silvicultura, sector de agua y saneamiento, la minería y los servicios de salud, en conjunto.

El sector representaba el 6% del número total de empresas en 2014, y alrededor de 58.000 empleos, según el censo de 2010. Las exportaciones creativas crecieron 12,2% por año del 2005 al 2015, un ritmo mayor que las exportaciones nacionales (9,7%).

De acuerdo con el BID y existe el potencial para seguir creciendo si las autoridades implementen políticas publicas orientadas a fomentar las actividades culturales y creativas y garantizar la protección de derechos de autor a las creaciones, entre otras medidas.

El Foro fue organizado por el Festival Internacional de Cine de Panamá, Fundación Ciudad del Saber y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), reconocidos especialistas con amplia experiencia en el tema, provenientes de Chile, Perú, Uruguay, Guatemala y el Salvador, entre otros países, dieron a conocer detalles de iniciativas que han buscado sacar provecho del acervo cultural y creativo de la región para impulsar la economía y crear empleos.

Por su parte, Walo Araújo, vicepresidente de Comunicaciones de Fundación Ciudad del Saber, destacó que, desde 2015, han estado trabajando en visibilizar el aporte que hace el sector cultural al tejido económico y social del país, así como para promover políticas e iniciativas que, a través del fomento a la creatividad y a la innovación, permitan a este sector desplegar todo su potencial.

“Nuestro proyecto bandera en este campo ha sido TRAMA, el cual nos ha permitido colaborar con otras entidades y personas interesadas en generar y divulgar nuevos conocimientos sobre el papel de la cultura, la creatividad y la innovación como motores de una economía más dinámica e incluyente”, expresó.

Pituka Ortega Heilbron, directora ejecutiva del Festival Internacional de Cine de Panamá, destacó el papel de los festivales culturales como esenciales para fortalecer la competitividad de un país en el área de turismo, mientras impactan directa e indirectamente a la economía nacional de forma positiva.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *